El Templo del Placer en

MADRIDBARCELONAVALENCIA

¿Por qué nos empeñamos en las relaciones tóxicas?

¿Por qué nos empeñamos en vivir relaciones que no nos hacen mejores y más felices?

A menudo hablo con amigos (chicos y chicas) que están sumergidos en relaciones que no les aportan nada bueno. Me atrevería a decir que todo lo contrario. Relaciones que hacen que se les vea más tristes, más inseguros, más apagados… en definitiva, más infelices. Y mi inteligencia, tal vez limitada, no es capaz de llegar a entenderlo.

relaciones toxicas1

La pregunta que les hago a mis amigos es siempre la misma: ¿Por qué continúas con esa relación?

Las respuestas que obtengo son de todos los tipos:

Desde un “no sé”, es la que yo llamo la respuesta de la vergüenza. Está claro que no quieren hablar del tema; imagino que puede resultar embarazoso. Hasta un “porque le quiero”; esta es mi “favorita” no puedo comprender cómo se puede querer a alguien que no te hace feliz. Que te falta al respeto. Que te grita. Que te hace desprecios. Que no te trata bien. Que no te trata con cariño. Que te hace llorar. Que te destroza la autoestima. Que te anula la personalidad. Habrá que acudir a esa gilipollez de “el amor es ciego”. Yo prefiero quedarme con que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

relaciones toxicas2

Y mi reflexión es la siguiente: No os dais cuenta que hay miles de millones de personas en el mundo que nos pueden hacer felices. Que nos van a dar lo que nos merecemos. Y que lo van a hacer encantadísimos. ¿Por qué obcecarse con esa persona? ¿Por qué privarnos de nuestro derecho a ser felices? ¿Por qué conformarnos? ¿Por qué resignarnos? ¿Por qué aguantar malas contestaciones, malas palabras, infidelidades…?

En la vida hay que ser valiente hasta para ser feliz.

Hay que saber reconocer cuando una relación no funciona y saber decir “¡basta!”.

Una relación buena es la que nos llena en todos los sentidos. Es la que nos hace convertirnos en mejores personas. Es la que nos suma; es la que no nos resta. En resumen, es la que nos hace más felices; pero todo el tiempo, no a ratitos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • Sandra Berasategui

    |

    Nadie te obliga a estar en una relación tóxica, pero cuando una de las dos personas ama y ama de verdad es complicado poder salir de ahi, porder olvidar a la otra persona, el verdadero amor es incondicional, pero ser un amor incondicional puede sonar malo, por que se supone que todo lo tiene que perdonar, pero no me quiero referir a eso a perdonar infideliades o perdonar maltratos quiero decir que cuando uno ama y ama verdaderamente con el corazón, es aceptar a esas persona con su cosas buenas y malas con sus defectos y virtudes tu no solo puedes amar lo bueno de esa persona si no también aprender amar lo malo y en lo posible ayudarle a cambiar o a modificar sus cosas malas, por que si esa persona no puede por si sola que menos que la persona que es tu compañer@ sentimental te ayude.

    Responder

  • Laura

    |

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero creo que también hay que verse envuelto en ella y saber que no es tan fácil salir de ahí, porque sí, a pesar de que te grite y te falte el respeto, sigues queriendo a esa persona por encima de todo, porque te dará tus peores momentos pero también los momentos felices que te ofrece, son demasiado buenos, aunque sean escasos.

    Responder

Deja un comentario